Leonard Nimoy

El último Tuit de Leonard Nimoy. DEP.

El que fuera uno de los personajes más queridos del Universo Star Trek ha fallecido a la edad de 83 años, tal y como decía en su último mensaje en Twitter, le llevaremos todos en el corazón.

A life is like a garden. Perfect moments can be had, but not preserved, except in memory.  LLAP

La vida es como un jardín. Se pueden tener momentos perfectos, pero no conservarlos, excepto en la memoria. LLAP

Feliz cumpleaños

MartaEl viento del atardecer trae olores a mi rostro que evocan recuerdos desconocidos. Cierro los ojos y me giro para captar de nuevo el olor, ese olor que no identifico, el punto dentro del torbellino de recuerdos, pero no lo consigo.

Me comienza a resultar indiferente. El hecho de disfrutar de la sensación que me embarga es suficiente, me rindo a la esencia del viento y dejo a un lado el recuerdo que me inquieta.

Es en este momento de liberación cuando reconozco el olor, hace años ya de esto, pero se ha grabado sin palabras muy dentro del corazón, sólo breves instantes, casi inexistentes, fueron suficientes para firmar a fuego el instante.

Era una tarde de primavera, en lo alto de un edificio, los naranjos de la calle Venecia ofrecían el embriagador aroma de sus flores, que mezclados con el olor de la calle, la templada brisa y cientos de pequeñas cosas, realizaron el embrujo de la talla del recuerdo justo en el momento en que miré el rostro de mi amigo…

Ahora sé que el aroma no era más que el adorno de un sentimiento, los oropeles del amor de la amistad.

Hace años de esto, demasiados. La flor que encontré hace ya tanto tiempo, cuando el acné inundaba nuestros rostros, aun brilla fresca, aunque a él ya le falten un par de pelos en la cabeza y el color del mío se acerque al blanco.

Contigo, Marta, hace hoy 18 años que capturé esa esencia, el olor del entorno en el que te vi por primera vez, con el que se creó la sinestesia de la esencia de tu existencia con ese acaramelado y templado sentimiento.

Tengo la suerte de poseer muchos tesoros como tú en la familia, añadidos a mi entorno con el paso de muchos años. Espero que dentro de otros tantos, cuando me llegue el aroma de la brisa del final del otoño, no consiga identificar el recuerdo, y que esa presencia sea el dulce sentimiento de tu existencia.

Feliz cumpleaños.

Aullidos De Silencio

Aullidos de Silencio

A veces, cuando todo se tuerce y se tiene la sensación de estar dentro de un laberinto en el que por mas vueltas que des no encuentras las salida, cuando por mucho que saltes, por mucho que te esfuerces, sabes que nunca llegarás a tocar la luna, de la que ansías que te contagie algo de su brillo, sientes la falacia de la desazón, ese sentimiento tapujado y esquivo que pone una venda en los ojos.
Dicen que las personas se ven feas en las fotos, o en su reflejo en el espejo, porque en el fondo se creen más guapos de lo que son, y el espejo tan sólo muestra la verdad. Yo nunca me veo feo, puede ser la señal inequívoca de que mi sentimiento de fealdad supera con creces toda realidad.
Solo se que no se nada…
A veces me pregunto si Sócrates se estaba pasando de listo o si por el contrario tenía tal conciencia de su limitación cognitiva como persona que solo podía desbrozar su rara imagen interna, lo que veía de si mismo, en una clase de glosa precisa y opaca a partes iguales.
Hay veces que ciertos gritos son silenciosos, como el llanto del pierrot, tan intenso como bello, una simple lágrima en un rostro dibujado de dolor. Hay veces que el llanto, como forma de expresión, tampoco permite alcanzar la luna, ni salir del laberinto, ni borrar la desazón del sentimiento de ignorancia, del convencimiento de que solo sabes que no sabes nada.
Hay veces que ni siquiera sabes cómo mostrar tu interior. A veces ves tan horrible tu interior que aún sintiendo la capacidad de enseñarlo, permaneces agazapado en un rincón, abrazado a la luna, llorando en silencio.
A veces, el tiempo engaña haciendo pensar que con la edad se evoluciona, ves que la rueda gira sin parar y sólo aprendes es a gritar en silencio…
Y nadie te oye…
Y nadie mira tu sombra…
Y nadie ve tus lágrimas…
Y nadie te explica que la luna no es necesaria para obtener algo de luz.
A veces, solo a veces, tuerces la mirada y observas fuera del espejo, ves a una persona hermosa, de las que se ven feas en el espejo, de las que gritan y lloran, que te da la mano y te saca a tomar el sol.
A veces sólo tienes eso.
A veces sobra todo lo demás.
Bocata de Chorizo

El bocata de chorizo.

A veces nos dejamos llevar por sensaciones evocadas por elementos aparentemente vácuos, el olor de una flor, un color determinado, el sabor de un caramelo, momentos de sinestesia al fin y al cabo…

Hace 27 años conocí a mi amigo David.

David, por aquel entonces tenía pelo. Nos apuntamos a las catequesis para hacer la confirmación, nos hicimos grandes amigos, tan grandes que aún nos queremos desde la distancia que da el día a día del trabajo y la familia.

Nuestra pasión por el conocimiento, la ciencia, lo terrenal y lo etéreo nos llevó a establecer una extraña relación en la que consumimos nuestra adolescencia absorbiendo los textos de Carl Sagan, drogándonos con el sonido de la música clásica y electrónica, pasando casi todo el tiempo que estábamos despiertos en compañía. En realidad éramos 3 pringaos, Manolito, David y yo, con algún añadido lejano de otros barrios no aledaños.

El hecho de pasar tanto tiempo en casa de David hacía que a veces me comiese su comida.

La madre de David tenía una mano para la comida como pocas personas he conocido. Le hacía una comida a Chispita, una perra que tenían, que daban ganas de robársela.

Era una mujer que cuidaba los detalles, aplicando un desmedido cariño a todo lo que hacía. Mientras preparábamos el telescopio para mirar constelaciones, discutíamos de filosofía, de la religión que abandonamos más tarde o escuchábamos lo último de Jean Michel Jarre, Josefa nos hacía un bocadillo de chorizo en una viena a la que previamente había quitado las puntas de corteza. Ese sabor me acerca a ella…

Hace un rato que Josefa ha fallecido, hacía años que no la veía, del mismo modo que hacía muchos meses que no sentía la cercanía del sabor del bocadillo.

Ayer por la tarde, habiendo vuelto del trabajo en bicicleta, no se por qué, en vez de ir a ducharme inmediatamente, sentí la necesidad de hacerme un bocata de chorizo, mi cuñada, viéndome, me comentaba que no se podía creer lo que estaba haciendo. No se por qué lo hice, pero tuve el recuerdo de Josefa y me propuse solventar el tiempo que hacía que no la veía.

Ahora es demasiado tarde.

Apaga los motores, déjate llevar

Hoy mis padres hubiesen cumplido 47 años de casados, casi medio siglo, no está nada mal, pero no va a pasar, porque fallecieron, y ya no importa nada lo que crearon, lo que compartieron, lo que sintieron un día como este hace 47 años…

La muerte les pilló por sorpresa, como una broma macabra, se los llevó cuando los dos cumplían 66 años. Primero calló mi padre, Fernando, unos años más tarde mi madre, Mercedes, y todos los planes que habían hecho para el futuro se fueron al garete, como un bonito papel chamuscado en el fuego, todo ese futuro se apagó, desapareció y nos dejó a los cuatro hermanos con cara de tontos, con cara de “esto no puede estar pasando”.

Siempre piensas que las desgracias de las que oyes hablar son ajenas, pero un día te toca la pajita corta en el sorteo y te das cuenta que esto no es aleatorio, sino una cola de supermercado, en la que más pronto que tarde, todos pasamos por caja.

Pero no penséis que esta es una entrada para bajar el ánimo, todo lo contrario, os planteo una forma diferente de vivir en este infierno que nos está tocando degustar.

Vivimos con la angustia de nadar contra corriente, como un barco rugiendo contra las olas y el viento, hasta que llega un momento que algo te termina de hastiar y apagas los motores, te dejas llevar por el viento y la corriente, oyendo el silencio.

Viviendo la angustia y forzándonos a caminar por el bosque, podemos perder el camino de nuestra vida y no encontrar forma de volver, es como cuando de repente sales de la bola que en la que estas metido y te fijas en detalles como del dibujo de las gotas de agua cuando llueve.

Odio la filosofía barata, pero he perdido y voy a seguir perdiendo gente querida. No quiero pensar que una gota en el cristal me impida ver el mundo a través de la ventana y la gota es mi circunstancia, el prisma que a veces me impide ver con perspectiva mi vida.

Mis padres se miraron a los ojos hace 47 años, se besaron y prometieron quererse y respetarse hasta que la muerte los separase. Lo cumplieron, pero su promesa se cumplió demasiado pronto.

Me hubiese encantado felicitarles…

El gestito del dedito. ¿Por qué nadie se entera?

Situación

Estás trabajando y alguien te llama, con un problema, porque tu gato se ha subido a un árbol, tu casa ha salido ardiendo, tu mujer te pide que recojas pronto a los niños o una vecina cariñosa te desea y necesita escucharte.
El plena situación álgida de la conversación alguien entra en el despacho y se pone a hablarte, le ignoras, sube el tono de voz, por si no te has enterado…

A pesar de que ve que estás hablando, insiste, como si nada… en un momento determinado le miras y, lentamente, asciendes el dedito, señalando el teléfono, por si un pico de radiación cósmica ha incidido en sus sinapsis neuronales y ha provocado una perdida de percepción de la realidad.

El individuo en particular, contento con haber captado tu atención, expone ahora con toda claridad su problema….

Le dices al interlocutor del teléfono que espere un segundo y, esta vez, con voz alta y cristalina, denotando cierto hastío en el timbre, informas a elemento en cuestión, que estás hablando por teléfono.

Pueden pasar dos cosas:

  1. Te dice que perdón, que no se había dado cuenta. Gilipollas, pero excusable, aunque a veces sigue con su retahíla y le tienes que mandar algo lejos. Caso en el que eres un desagradable.
  2. Te insiste, diciendo que sólo es una cosita, es decir, le tienes que mandar algo lejos. Caso en el que eres un desagradable. VLR.

En otro orden de cosas, el interlocutor del teléfono se ofende, por lo que eres un desagradable. VLR bis.

Conclusión

Pase lo que pase, eres un desagradable.

Como leí hace tiempo en Twitter, una ardilla puede atravesar la península Ibérica saltando de gilipollas en gilipollas.

Ahora si se puede decir que ha llegado la primavera a Sevilla.

Cuando vas andando por la calle ya entrado Marzo y sientes la bofetada del perfume del azahar es cuando de verdad te das cuenta de que la primavera está entrando de lleno en Sevilla.

A no ser que la lluvia cambie los olores de Sevilla, podremos cantar aquello de que “Sevilla tiene un color especial”.

Os dejo la captura que hice con el móvil ayer de una flor de azahar.

Flor de Azahar
Flor de Azahar. Pulsar para agrandar.

Pulsar para descargar en alta resolución aquí para utilizarlo como fondo de escritorio.